¿De veras existe Dios? jw.org ¿De veras existe Dios? La respuesta que da la Biblia La Biblia proporciona pruebas contundentes de que Dios existe. Además, nos enseña que para cultivar fe en Dios tenemos que utilizar nuestra “capacidad intelectual” en vez de dejarnos llevar por ideas religiosas populares (1 Juan 5:20; Romanos 12:1). Veamos algunos argumentos bíblicos que demuestran la existencia de Dios. • El hecho de que en nuestro universo haya orden y vida demuestra que alguien lo creó. La Biblia dice: “Toda casa es construida por alguien, pero el que ha construido todas las cosas es Dios” (Hebreos 3:4). Si bien es cierto que este argumento pudiera sonar muy simple, a mucha gente bien preparada le resulta convincente. * • Los seres humanos tenemos el deseo natural de hallarle sentido a la vida, un deseo que si no satisfacemos deja un enorme vacío. Ese deseo va más allá de las necesidades físicas y forma parte de lo que la Biblia llama “necesidad espiritual”, la cual incluye también el deseo de conocer y adorar a Dios (Mateo 5:3; Revelación [Apocalipsis] 4:11). Dicha necesidad espiritual indica que hay un Dios de amor, alguien que nos creó con esa necesidad para que la satisfagamos y seamos felices (Mateo 4:4). • Muchas profecías de la Biblia se cumplieron hasta en el más mínimo detalle siglos después de que se escribieran. El hecho de que se hayan cumplido con tanta exactitud prueba que no tuvieron origen humano (2 Pedro 1:21). El planeta Tierra visto desde el espacio • Quienes escribieron la Biblia tenían ciertos conocimientos científicos muy avanzados para su época. Por ejemplo, algunas civilizaciones antiguas creían que la Tierra estaba sobre un elefante, un jabalí, un toro o algún otro animal. En contraste, la Biblia dice que Dios está “colgando la tierra sobre nada” (Job 26:7). Además, al describir la forma de nuestro planeta, la Biblia usa la palabra “círculo” o “globo” (Isaías 40:22; Martín Nieto). Para muchas personas, la explicación más lógica de que aquellos escritores bíblicos supieran esos detalles es que Dios tuvo que habérselos revelado. • La Biblia contesta muchas preguntas que suelen hacerse quienes no creen en Dios, como: Si Dios es bueno y todopoderoso, ¿por qué hay tanta maldad y sufrimiento? ¿Por qué ha causado la religión tantos problemas? (Tito 1:16.) Las respuestas que la Biblia da a estas y otras preguntas pueden ayudarles a creer en Dios. Temas relacionados Dios Preguntas sobre la Biblia Más información Hombre sentado en lo alto de una montaña mirando a la cordillera y al cielo ¡DESPERTAD! ¿Existe Dios? ¿Acaso importa? Muchas personas piensan que la pregunta de si Dios existe no tiene respuesta, y que si la tiene no importa. ¿Pero es así? Un padre lleva a su hijo pequeño sobre sus hombros y le muestra la creación ¿QUÉ NOS ENSEÑA LA BIBLIA? ¿Quién es Dios? ¿Cree usted que le importamos a Dios? Descubra cómo es Dios y qué puede hacer para ser su amigo. Frédéric Dumoulin trabajando ¡DESPERTAD! “Estoy convencido de que existe un Creador” Frédéric Dumoulin se hizo ateo porque estaba asqueado de la religión. ¿Cómo se convenció de que existe un Creador?

¿Qué hace que una fiesta sea realmente divertida? Pon una marca (✔) junto a lo que más te gusta de las fiestas. • Comer • Bailar • Jugar • Hacer nuevas amistades • Volver a ver a los amigos • Otra cosa ․․․․․ A LA mayoría de los jóvenes les encanta reunirse con sus amigos, y no hay nada de malo en eso. De hecho, la Biblia habla bien de varias fiestas. ¿Sabías esto? • Los hijos de Job celebraban banquetes familiares (Job 1:4). • Jesús asistió a una boda donde había muchos invitados (Juan 2:1-11). • Los cristianos del siglo primero organizaban comidas en casas particulares (Hechos 2:46, 47). Nadie dice que no sea divertido juntarse con los amigos. El problema es que algunas reuniones terminan siendo un dolor de cabeza. CASO REAL “Me invitaron a una fiesta a la que podía ir todo el que quisiera. Iba a ser en casa de un muchacho, y sus padres estaban de viaje. Decidí no ir, y no me arrepiento. Al otro día me enteré de que hubo alcohol en cantidad. Varios se emborracharon, y tres muchachos hasta perdieron el conocimiento. Además se armó una pelea, y al final llegó la policía y disolvió la fiesta.” (Janelle.) LECCIÓN No dejes las cosas a la casualidad. Sea que estés organizando una fiesta o que te hayan invitado a una, asegúrate de saber la respuesta a las preguntas de las siguientes páginas. Así será más probable que la ocasión sea algo que recordar, no algo que lamentar. FINALES FELICES “Cuando una amiga organizó una fiesta en su casa, su mamá sabía dónde estaba todo el mundo. De hecho, cuando fui al auto a buscar un abrigo, me preguntó adónde iba. Tal vez eso parezca exagerado, pero a mí no me molestó: más vale prevenir que lamentar.” (Kim.) “He estado en fiestas muy buenas, y creo que la razón por la que han sido un éxito es que ha habido gente de todas las edades. Además, los organizadores han planeado actividades divertidas; así nadie se siente excluido ni se pone a hacer cosas por su cuenta.” (Andrea.) “Hay quienes son buenas compañías, y hay quienes lo parecen pero les encanta jugar con fuego. El secreto de una buena fiesta es saber decidir a quién vas a invitar.” “He estado en fiestas muy bien organizadas donde había reglas para impedir que surgieran problemas. Así hay menos estrés y la fiesta es más agradable.” ¿Quiénes están invitados? ¿Cuánta gente habrá? “Yo creo que solo debes invitar a personas que conozcas; no dejes que vaya todo el que quiera. Y no es bueno decirles a tus invitados que traigan a alguien más.” (Renee.) “Si no limitas el número de invitados, la fiesta se puede salir de control. Tú invitas a veinte; pero luego esos veinte invitan a diez más, y esos diez, a quién sabe cuántos más. Eso ha sucedido.” (Colette.) “Es muy fácil que una fiesta grande se te vaya de las manos. Lo mejor es organizar grupos pequeños.” (Alexis.) “El que está andando con personas sabias se hará sabio, pero al que está teniendo tratos con los estúpidos le irá mal.” (PROVERBIOS 13:20) ¿Qué podría ocurrir? “Si es tu fiesta y pasa algo malo, tú eres el que va a quedar mal.” (Bridget.) “Con las debidas precauciones, todos pueden disfrutar de la fiesta. Es cuestión de planificarla bien.” (Seth.) CASO REAL “Un amigo me dijo que no me invita a sus fiestas porque mis papás siempre le preguntan quién va a ir y cuánto va a durar. Dice que no le gusta que lo estén controlando. Pero para mí, esa es una señal de alerta. Si le incomoda que le hagan esas preguntas, sus fiestas deben ser del tipo que yo prefiero evitar.” (Ellen.) “Sea que estén comiendo, o bebiendo, o haciendo cualquier otra cosa, hagan todas las cosas para la gloria de Dios.” (1 CORINTIOS 10:31) ¿Qué harás si surge algo que te incomoda? “Yo tengo un plan de escape: siempre que estoy en una fiesta, llamo a mis padres para decirles a qué hora voy a regresar, y ellos me preguntan si todo va bien. Ya tenemos convenido que si les respondo que no, es para que me recuerden las cosas que aún tengo que hacer en casa. Entonces puedo decirles a mis amigos que debo irme porque me quieren temprano de vuelta.” (Therese.) CASO REAL “En una fiesta entraron dos muchachos que no estaban invitados, y uno de ellos tenía fama de estar metido en las drogas. Me costó mucho tomar la decisión, pero llamé a mi padre para pedirle que fuera a recogerme.” (Mary.) “El que es inteligente ve el peligro y lo evita; el que es tonto sigue adelante y sufre las consecuencias.” (PROVERBIOS 22:3, TRADUCCIÓN EN LENGUAJE ACTUAL) ¿Habrá supervisión? “Si hay adultos responsables que se aseguren de que la fiesta salga bien, lo más probable es que sea todo un éxito.” (Mark.) “Antes me avergonzaba que mis padres fueran conmigo a una fiesta, pero me he dado cuenta de que si están allí, es para evitar que surjan problemas. No es cierto que no puedes divertirte si tus padres están presentes.” (Laura.) “Tengan una buena conciencia.” (1 PEDRO 3:16) ¿POR QUÉ NO LES PREGUNTAS A TUS PADRES? ¿A qué clase de fiestas les gustaba ir a ellos cuando tenían tu edad? ¿Organizaban fiestas? Si pudieran regresar el tiempo, ¿cambiarían algo? ¿ESTÁS ORGANIZANDO UNA FIESTA? Habla con tus padres y detente a pensar en lo siguiente: 1. Cuántos invitados tendrás 2. A quién vas a invitar 3. Dónde será 4. Quién se encargará de la supervisión 5. Qué actividades habrá

La Biblia sobrevivió a los intentos de alterar su mensaje  EL ATAQUE. Ni el deterioro de los materiales ni los ataques de los opositores pudieron acabar con la Biblia. Pero ha habido copistas y traductores que han intentado cambiar el mensaje de la Biblia para que se adapte a sus doctrinas, en vez de adaptar sus doctrinas a lo que dice la Biblia. Analice los siguientes ejemplos: • El lugar de adoración. Entre los siglos cuarto y segundo antes de nuestra era, los escritores del Pentateuco Samaritano insertaron después de Éxodo 20:17 las palabras “en el Monte Guerizim. Y construirás allí un altar”. De este modo, los samaritanos quisieron hacer que las Escrituras apoyaran su construcción de un templo ahí mismo, en el Monte Guerizim. • La doctrina de la Trinidad. Apenas habían pasado trescientos años desde que se había completado la Biblia, cuando un escritor trinitario añadió a 1 Juan 5:7 las palabras “en el cielo: el Padre, el Verbo y el Espíritu Santo; y estos tres son uno”. Esta afirmación no aparecía en el texto original. Según el biblista Bruce Metzger, “desde el siglo sexto en adelante, [estas palabras] se encuentran con más y más frecuencia en manuscritos de la Versión Latina Antigua y de la Vulgata latina”. • El nombre de Dios. Basándose en una superstición judía, muchos traductores de la Biblia decidieron eliminar el nombre divino de las Escrituras. Lo sustituyeron por títulos como Dios o Señor, expresiones que en la Biblia se usan no solo para referirse al Creador sino también a hombres, a objetos de adoración falsa y hasta al Diablo (Juan 10:34, 35; 1 Corintios 8:5, 6; 2 Corintios 4:4). * CÓMO SOBREVIVIÓ LA BIBLIA. Hablemos de un primer factor. Aunque algunos copistas bíblicos fueron descuidados y hasta deshonestos, muchos otros fueron muy hábiles y meticulosos. Entre los siglos sexto y décimo, los masoretas copiaron las Escrituras Hebreas y crearon lo que se conoce como texto masorético. Se dice que contaban las palabras y las letras para evitar que por descuido se introdujeran errores. Cuando les parecía que el texto del que copiaban contenía algún error, hacían una anotación en el margen de la copia. Los masoretas se negaron a alterar el texto bíblico. Según el profesor Moshe Goshen-Gottstein, para los masoretas, modificar intencionalmente el texto original “constituía, desde su punto de vista, el peor delito imaginable”. Un segundo factor es que la gran cantidad de manuscritos que hoy hay disponibles ayuda a los biblistas a detectar los errores. Durante siglos, los líderes religiosos enseñaron que sus versiones en latín contenían el texto auténtico de la Biblia. Por eso añadieron a 1 Juan 5:7 la frase espuria a la que ya hemos hecho referencia en este artículo. Ese error hasta se introdujo en la prestigiosa traducción al español Reina-Valera. Ahora bien, cuando se descubrieron otros manuscritos, ¿qué revelaron estos? El biblista Bruce Metzger escribió: “La frase [en 1 Juan 5:7] no aparece en los manuscritos de todas las versiones antiguas (en siríaco, copto, armenio, etiópico, árabe, eslavo), excepto en latín”. Como resultado, versiones revisadas de la Reina-Valera y de otras traducciones han retirado la frase incorrecta. Papiro Chester Beatty P46, manuscrito bíblico que data aproximadamente del año 200 de nuestra era Papiro Chester Beatty P46, manuscrito bíblico que data aproximadamente del año 200 de nuestra era. ¿Demuestran los manuscritos más antiguos que el mensaje de la Biblia se ha preservado? Cuando en 1947 se hallaron los Rollos del mar Muerto, los eruditos por fin pudieron comparar el texto masorético hebreo con lo que aparecía en estos rollos bíblicos mil años más antiguos. Un miembro del equipo editorial de los Rollos del mar Muerto llegó a la conclusión de que un rollo “ofrece prueba irrefutable de que la transmisión del texto bíblico a lo largo de más de mil años a manos de los copistas judíos fue sumamente fiel y cuidada”. La Biblioteca Chester Beatty de Dublín (Irlanda) cuenta con una colección de papiros de casi todos los libros de las Escrituras Griegas Cristianas, lo que incluye algunos manuscritos que datan del siglo segundo, apenas cien años después de que se completara la Biblia. “Aunque los papiros ofrecen abundante información nueva sobre detalles del texto —comenta The Anchor Bible Dictionary—, también demuestra una sobresaliente estabilidad en la trasmisión del texto bíblico a lo largo de la historia”. “Puede decirse con toda seguridad que ninguna otra obra de la antigüedad se ha transmitido con tanta exactitud” EL RESULTADO. En vez de corromper el texto de la Biblia, la gran cantidad de manuscritos y la antigüedad de estos lo han hecho más valioso. “Ningún otro libro antiguo dispone de testimonios tan tempranos y abundantes —escribió Sir Frederic Kenyon—, y ningún estudioso imparcial negaría que el texto que ha llegado hasta nuestros días es sumamente fiable”. En cuanto a las Escrituras Hebreas, el erudito William Henry Green afirmó: “Puede decirse con toda seguridad que ninguna otra obra de la antigüedad se ha transmitido con tanta exactitud”.