¿COMO ES DIOS? JW.ORG

Version:1.0 StartHTML:000000250 EndHTML:000106249 StartFragment:000064974 EndFragment:000106171 StartSelection:000064982 EndSelection:000106113 SourceURL:https://www.jw.org/es/publicaciones/revistas/atalaya-2019-numero1-en-febr/como-es-dios/ ¿Cómo es Dios?

¿Cómo es Dios?

Para ser amigo de alguien, es necesario saber cómo es. Igualmente, para ser amigo de Dios, es necesario conocer sus cualidades. Cuanto mejor las conocemos, más nos acercamos a él. De todas sus maravillosas cualidades, hay cuatro que sobresalen: el poder, la sabiduría, la justicia y el amor.

DIOS ES PODEROSO

“¡Ay, oh Señor Soberano Jehová! Mira que tú mismo has hecho los cielos y la tierra por tu gran poder” (JEREMÍAS 32:17).

La creación nos muestra el poder de Dios. Por ejemplo, ¿qué sentimos en la piel cuando estamos al aire libre en un día soleado? Sentimos el calor del Sol. Ese calor es, en realidad, el resultado del poder creativo de Jehová. ¿Cuánto poder tiene el Sol? La temperatura de su núcleo es de unos 15.000.000 °C (27.000.000 °F). Cada segundo, el Sol emite una energía equivalente a la de cientos de millones de bombas nucleares.

Sin embargo, el Sol es pequeño en comparación con muchas de las innumerables estrellas del universo. Los científicos calculan que la estrella UY Scuti, una de las más grandes del universo conocido, es 1.700 veces mayor que el Sol. Si UY Scuti reemplazara al Sol, se tragaría la Tierra y llegaría más allá de la órbita de Júpiter. Saber esto quizá nos ayude a entender mejor por qué Jeremías dijo que Jehová hizo los cielos  y la Tierra, es decir, el universo, con su gran poder.

Una noche estrellada

¿Cómo nos beneficia el poder de Dios? Nuestra vida depende de todo lo que Dios ha creado, por ejemplo, del Sol y de los abundantes recursos naturales de la Tierra. Además, Dios usa su poder para ayudarnos individualmente. ¿De qué forma? En el siglo primero, Dios le dio poder a Jesús para hacer milagros. Leemos: “Los ciegos ven otra vez, y los cojos andan, los leprosos quedan limpios, y los sordos oyen, y los muertos son levantados” (Mateo 11:5). ¿Y qué sucede en nuestros días? La Biblia dice: “Está dando poder al cansado”. Y añade: “Los que estén esperando en Jehová recobrarán el poder” (Isaías 40:29, 31). Dios puede darnos “el poder que es más allá de lo normal” para que enfrentemos los problemas y desafíos de la vida o podamos aguantarlos (2 Corintios 4:7). ¿No se siente más cerca de Dios al saber que nos quiere tanto que usa su infinito poder para ayudarnos?

DIOS ES SABIO

“¡Cuántas son tus obras, oh Jehová! Con sabiduría las has hecho todas” (SALMO 104:24).

Cuanto más aprendemos sobre la creación de Dios, más nos maravilla su sabiduría. De hecho, hay una rama de la ciencia llamada biomimética en la que los científicos estudian las creaciones de Jehová y copian algunas de sus características para mejorar sus diseños. Estos van desde el sencillo diseño del velcro al complejo diseño de un avión.

Un ojo humano
El ojo humano es una maravilla de la creación.

Sin embargo, no hay nada que refleje mejor la impresionante sabiduría de Dios que el cuerpo humano. Pensemos en cómo se forma un bebé. El proceso comienza con una célula fecundada que contiene toda la información genética necesaria. Esta célula se divide en muchas otras que parecen iguales. Pero, en el momento exacto, esas células comienzan a cambiar y se transforman en cientos de tipos de células, como las sanguíneas, las nerviosas y las óseas. Poco después, se forman los diferentes sistemas del organismo y empiezan a funcionar. En solo nueve meses, aquella primera célula se desarrolla hasta llegar a ser un pequeño ser humano formado por miles de millones de células. Al ver la sabiduría que implica este diseño, muchos han llegado a la misma conclusión que cierto escritor bíblico, que dijo: “Te elogiaré porque de manera que inspira temor estoy maravillosamente hecho” (Salmo 139:14).

¿Cómo nos beneficia la sabiduría de Dios? Nuestro Creador sabe lo que necesitamos para ser felices. Como es tan sabio, puede darnos buenos consejos mediante su Palabra, la Biblia. Por ejemplo, nos recomienda: “Continúen […] perdonándose liberalmente unos a otros” (Colosenses 3:13). ¿Le parece un buen consejo? Los investigadores han descubierto que perdonar puede ayudar a dormir mejor y a reducir la presión arterial. También puede disminuir el riesgo de sufrir depresión y otros  problemas de salud. Dios es como un amigo sabio que se preocupa por nosotros y que nunca deja de darnos buenos consejos (2 Timoteo 3:16, 17). ¿Le gustaría tener un amigo así?

DIOS ES JUSTO

“Jehová es amador de la justicia” (SALMO 37:28).

Dios siempre hace lo correcto. De hecho, es impensable que el Todopoderoso actúe con maldad (Job 34:10). Siempre juzga con justicia, tal como dijo el salmista: “Juzgarás a los pueblos con rectitud” (Salmo 67:4). Como ve lo que tenemos en el corazón, no se deja engañar por las apariencias, sino que siempre sabe cuál es la verdad y juzga con justicia (1 Samuel 16:7). Es más, Dios ve todos los actos de injusticia y corrupción que ocurren en el mundo, y promete que los malvados pronto “serán cortados de la mismísima tierra” (Proverbios 2:22).

Eso no quiere decir que Dios sea un juez cruel que disfruta castigando a la gente. Cuando es apropiado, muestra misericordia. La Biblia dice que Jehová “es misericordioso y benévolo”, incluso con las personas malas si se arrepienten de corazón. ¿No diría usted que eso es verdadera justicia? (Salmo 103:8; 2 Pedro 3:9).

¿Cómo nos beneficia la justicia de Dios? El apóstol Pedro dijo: “Dios no es parcial, sino que, en toda nación, el que le teme y obra justicia le es acepto” (Hechos 10:34, 35). Gracias a que Dios nunca muestra favoritismo, todos nos beneficiamos de su justicia. Él nos acepta sin importar nuestra raza, nacionalidad, educación o posición social, y nos permite adorarlo.

Amigos de diferentes razas disfrutando de una comida
Como Dios no muestra favoritismo, podemos recibir sus bendiciones sin importar nuestra posición social, raza o nacionalidad.

Nuestro Creador quiere que entendamos su justicia y nos beneficiemos de ella, por eso nos ha dado la conciencia. Las Escrituras dicen que la conciencia es como una ley que está escrita en  nuestro corazón que nos ayuda a saber si estamos actuando bien o mal (Romanos 2:15). ¿Cómo nos beneficia esto? Una conciencia bien educada impide que hagamos algo incorrecto o perjudicial. Y, si cometemos un error, puede motivarnos a arrepentirnos y a dejar de hacer lo malo. Sin duda, entender la justicia de Dios nos beneficia y nos acerca a él.

DIOS ES AMOR

“Dios es amor” (1 JUAN 4:8).

La Biblia no dice que Dios es poder, sabiduría o justicia. Sin embargo, sí dice que Dios es amor. ¿Por qué? Porque, aunque es verdad que su poder le permite actuar y su justicia y sabiduría guían sus acciones, lo que lo motiva a actuar es el amor. Todo lo que hace, lo hace por amor.

Aunque Jehová no necesita nada ni a nadie, su amor lo motivó a crear seres inteligentes, tanto en el cielo como en la Tierra, para que disfrutaran de su amor y cuidados. De manera desinteresada, preparó el hogar perfecto para los seres humanos: la Tierra. Y hoy sigue mostrando su amor por la humanidad, pues “hace salir su sol sobre inicuos y buenos y hace llover sobre justos e injustos” (Mateo 5:45).

Además, “Jehová es muy tierno en cariño, y misericordioso” (Santiago 5:11). Muestra su cariño a quienes con sinceridad dan los pasos necesarios para conocerlo y acercarse a él. Dios conoce a esas personas individualmente. De hecho, “no está muy lejos de cada uno de nosotros” (Hechos 17:27).

Una madre con su bebé en brazos

¿Cómo nos beneficia el amor de Dios? Dios nos muestra su amor de muchas formas, por ejemplo, con la contagiosa risa de un bebé, el cariño de nuestra familia, una hermosa puesta de sol… Es verdad que ninguna de estas cosas es indispensable para la vida, pero la enriquecen inmensamente.

Otra muestra del amor de Dios es la oración. La Biblia dice: “No se inquieten por cosa alguna, sino que en todo, por oración y ruego junto con acción de gracias, dense a conocer sus peticiones a Dios”. Nuestro Padre Jehová nos ama y desea que le contemos todas nuestras preocupaciones. Él nos promete que, si lo hacemos, nos dará generosamente su paz, “que supera a todo pensamiento” (Filipenses 4:6, 7).

En este artículo, hemos hablado de las principales cualidades de Dios: el poder, la sabiduría, la justicia y el amor. Ahora lo invitamos a seguir leyendo para descubrir qué ha hecho Dios por usted y qué hará.

¿CÓMO ES DIOS? No hay nadie más poderoso, sabio y justo que Jehová. Sin embargo, su cualidad más atrayente es el amor.