CÓMO FORTALECER EL MATRIMONIO.JW.ORG

CÓMO FORTALECER EL MATRIMONIO

Un matrimonio mayor tomándose de la mano

20. Ilustre con una comparación lo que ha sucedido en algunos matrimonios.

20 Claro, para que crezca el respeto mutuo no basta con evitar la conducta que deshonra la unión conyugal. ¿Qué otros pasos hay que dar? Para responder esta pregunta, comparemos el matrimonio con una casa. ¿Cuáles serían los objetos que la decoran? Algunos serían las palabras amables y otras muestras de atención, delicadeza y aprecio. Cuando reina la unión entre esposos, hay, por así decirlo, muchos adornos que aportan color y calidez al hogar. Pero si el cariño disminuye, esos adornos desaparecen uno tras otro, dejando un vacío desolador. Ahora bien, usted no quiere que eso suceda. Quiere que “[su] matrimonio sea honorable”, tal y como Dios manda. Sabe que es una estructura valiosa que vale la pena conservar y restaurar. Por eso, tomará medidas para detener y corregir cualquier deterioro que se produzca. Y la Palabra de Dios señala cómo: “Con sabiduría se edifica la casa, y con discernimiento resulta firmemente establecida. Y con conocimiento los cuartos interiores se llenan de todas las cosas preciosas y agradables de valor” (Proverbios 24:3, 4). Veamos cómo aplicar estas palabras al matrimonio.

21. ¿Cómo podemos fortalecer gradualmente el matrimonio? (Véase también el recuadro “ ¿Cómo puedo fortalecer mi matrimonio?”.)

21 Entre las “cosas preciosas” que llenan los hogares felices figuran también el amor verdadero, el temor de Dios y la fe firme (Proverbios 15:16, 17; 1 Pedro 1:7). Estas  y otras cualidades semejantes fortalecen el matrimonio. Pero ¿ha observado en Proverbios 24:4 cómo se llenan las habitaciones con esas “cosas preciosas”? “Con [la ayuda del] conocimiento.” Por tanto, los cónyuges que deseen transformar sus actitudes y avivar su amor deben adquirir conocimiento bíblico y luego aplicarlo (Romanos 12:2; Filipenses 1:9). Sentarse a repasar tranquilamente la información bíblica del texto diario o de algún artículo sobre el matrimonio publicado en La Atalaya o ¡Despertad! les servirá para ver qué “cosas preciosas” necesitan para adornar su hogar. Luego tendrán que introducir esos adornos en “los cuartos interiores”. En otras palabras: movidos por el amor a Jehová, aplicarán los consejos que han examinado. Así conseguirán que regrese a su hogar parte del colorido y la calidez que tuvo en su día.

22. ¿Qué satisfacción tendremos si nos esforzamos por cumplir con la parte que nos toca a la hora de fortalecer nuestro matrimonio?

22 Por supuesto, volver a colocar todos estos adornos, uno tras otro, tomará su tiempo. Pero los cristianos que se esfuercen por cumplir con la parte que les toca, tendrán una gran satisfacción: la tranquilidad de saber que están obedeciendo el mandato bíblico de tomar la iniciativa a la hora de mostrarse honra mutuamente (Romanos 12:10; Salmo 147:11). Y, sobre todo, su esfuerzo sincero por honrar el matrimonio los mantendrá en el amor de Dios.

^ párr. 6 El consejo de Pablo sobre el matrimonio aparece en el contexto de una serie de exhortaciones (Hebreos 13:1-5).