CÓMO LOGRAR QUE DURE EL MATRIMONIO.JW.ORG

CÓMO LOGRAR QUE DURE EL MATRIMONIO

19, 20. Explique con ejemplos cómo ven muchas personas el matrimonio y cómo deben considerarlo los cristianos.

19 Para que un matrimonio resista el paso del tiempo tiene que existir un verdadero sentido de compromiso. En el cine y la literatura, la boda suele ser el “final feliz”. Pero en la vida real, no es ningún final; es tan solo el principio. Es el inicio de una unión creada por Jehová para perdurar (Génesis 2:24). Lamentablemente, el mundo actual suele ver las cosas de otra manera. En algunas culturas es común la expresión “lazo conyugal”. Y al parecer, la gente se lo toma al pie de la letra, pues quieren una unión que resista mientras les convenga, pero que también les sea fácil deshacer.

20 Así, muchos consideran el matrimonio un contrato temporal. Por eso entran en él alegremente, seguros de poder romperlo si no satisface sus expectativas o si comienzan los problemas. Sin embargo, conviene recordar que la Biblia compara los vínculos estrechos —entre ellos el matrimonio— a una cuerda. Pues bien, muchas cuerdas se destacan por su resistencia. Por ejemplo, las sogas de los veleros aguantan la peor de las tormentas sin romperse ni deshilacharse. Y con el matrimonio ocurre igual: Jehová lo preparó para ser duradero. Recordemos que Jesús dijo: “Lo que Dios ha unido bajo un yugo, no lo separe ningún hombre” (Mateo 19:6). Y esa es la actitud que debemos adoptar los cristianos. Ahora bien, tal nivel de compromiso, ¿no convierte al matrimonio en una carga? De ningún modo.

21. ¿Qué deben aprender los casados, y de qué ejemplo disponen?

21 El matrimonio puede aportar muchas satisfacciones  y alegrías. Para ello, es preciso aprender a ver al cónyuge desde el ángulo correcto, centrándose en las cualidades que tiene y los esfuerzos que realiza, en vez de enfocarse en sus defectos. Pero ¿no es eso cerrar los ojos a la realidad? Ni mucho menos. Jehová nunca se ciega a la realidad, y aun así esperamos que se fije siempre en nuestro lado positivo. Concordamos con el salmista que dijo: “Si errores fuera lo que tú vigilas, oh Jah, oh Jehová, ¿quién podría estar de pie?” (Salmo 130:3). Pues bien, los casados  también necesitan adoptar una actitud comprensiva y saber perdonarse (Colosenses 3:13).

22, 23. ¿Qué ejemplo dieron Abrahán y Sara a los casados?

22 La felicidad matrimonial puede crecer con el paso de los años. Fijémonos en el ejemplo de Abrahán y Sara, quienes atravesaron juntos muchos problemas cuando eran ya mayores. Con la edad que tenía Sara —probablemente unos 60 años—, no tuvo que ser fácil para ella dejar la comodidad de su hogar, en la próspera ciudad de Ur, y pasar el resto de su vida en tiendas de campaña. Pero lo hizo, sometiéndose a la autoridad de su esposo. De hecho, siempre colaboró con él para lograr que sus decisiones tuvieran éxito. En todo momento lo complementaba y apoyaba fielmente. Y no lo hacía por guardar las formas, pues hasta “dentro de sí” lo llamaba señor (Génesis 18:12; 1 Pedro 3:6). Respetaba a su marido con todo el corazón.

23 Como es obvio, los dos no siempre estuvieron de acuerdo. En cierta ocasión, Sara le pidió a Abrahán algo que a él le pareció “muy desagradable”. Sin embargo, a instancias de Jehová, se armó de humildad y le hizo caso a su esposa, lo que resultó para el bien de toda la familia (Génesis 21:9-13). Hoy, los matrimonios —sin importar que lleven décadas casados— pueden aprender mucho de esta pareja de fieles siervos de Dios.

24. ¿Cuáles son los matrimonios que honran a Jehová Dios, y por qué?

24 En la congregación cristiana existen miles de matrimonios donde el esposo es respetado, la esposa es amada y estimada, y la voluntad de Jehová se antepone a todo lo demás. Ciertamente, es posible lograr un matrimonio feliz. Como hemos visto, quien desee conseguirlo deberá elegir bien el cónyuge, prepararse bien y esforzarse por que reinen la paz y el amor en su hogar. Una unión así no solo traerá gloria a Jehová sino que ayudará al cristiano a mantenerse en el amor de Dios.