CÓMO MANTENER LA TECNOLOGÍA BAJO CONTROL.JW.ORG

Cómo mantener la tecnología bajo control | Ayuda para las familias

Lo que pueden hacer

Establezcan sus prioridades. La Biblia recomienda que nos aseguremos “de qué cosas son las más importantes” (Filipenses 1:10). Pregúntense: “¿Estarán el teléfono y la tableta robándonos el tiempo y la atención que deberíamos dedicarnos el uno al otro?”.

“Es triste ver a una pareja cenando en un restaurante y a cada uno pegado a su teléfono. No queremos ser esclavos de la tecnología y olvidarnos de que lo más importante es nuestro matrimonio” (Matthew).

Pongan límites. La Biblia dice: “Tengan muchísimo cuidado de no comportarse como tontos, sino como sabios, aprovechando el tiempo de la mejor manera” (Efesios 5:15, 16). Pregúntense: “¿Respondo automáticamente todos los mensajes en cuanto llegan? ¿Podría apartar un momento durante el día para leer y responder mensajes que no sean urgentes?”.

“A mí me ayuda poner el teléfono en silencio y responder los mensajes en otro momento. Muy pocas veces entra una llamada, un mensaje de texto o un correo electrónico urgente que deba contestar enseguida” (Jonathan).

Si pueden, dejen el trabajo en el trabajo. La Biblia dice: “Para todo hay un tiempo determinado” (Eclesiastés 3:1). Háganse estas preguntas: ¿Uso el teléfono para atender cosas del trabajo cuando estoy en casa con mi familia? ¿Está afectando eso a mi matrimonio? ¿Qué diría mi cónyuge?”.

“La tecnología ha hecho posible que trabajemos a cualquier hora. He tenido que hacer un esfuerzo especial para no revisar mi teléfono constantemente y atender asuntos de trabajo cuando estoy con mi esposa” (Matthew).

Pónganse de acuerdo en cómo usarán la tecnología. La Biblia dice: “Que nadie busque su propio beneficio, sino el de los demás” (1 Corintios 10:24). Hablen de cómo usan la tecnología y decidan si es necesario hacer algún cambio. Para empezar, pueden utilizar el recuadro “Ideas para analizar juntos” que aparece en este artículo.

“Mi esposo y yo somos muy sinceros; si sentimos que alguno de los dos está usando demasiado el teléfono o la tableta, nos lo decimos. Los dos sabemos que eso puede convertirse en un problema, así que le damos mucha importancia a lo que el otro piensa” (Danielle).

Conclusión: No dejen que la tecnología los domine, manténganla bajo control.

 Lo que dicen otros matrimonios

Trista y Georgel.

“Es una lástima que las tardes que podemos estar juntos hablando de nuestras cosas desperdiciemos el tiempo mirando el teléfono. Ya tenemos tantas obligaciones todos los días que no vale la pena pasar frente a una pantalla el tiempo que podemos pasar con nuestro cónyuge” (Trista, con su esposo, Georgel).

Jonathan y Katelyn.

“Tu esposa merece toda tu atención. Siempre habrá cosas que revisar: un mensaje, un correo, una alerta… Pero casi siempre pueden esperar. No enviaríamos un mensaje mientras conducimos porque es peligroso. Entonces, ¿por qué usar el teléfono si hacerlo puede perjudicar a nuestro matrimonio?” (Jonathan, con su esposa, Katelyn).

 Ideas para analizar juntos

Primero piensen en cómo responderían estas preguntas cada uno por su cuenta. Luego comenten juntos sus respuestas.

  • ¿Les ha ayudado la tecnología a mejorar su relación de alguna manera?
  • ¿Piensa que el uso que su cónyuge le da a la tecnología está causando problemas en su relación? Si es así, ¿cuáles son?
  • ¿Diría su cónyuge que el uso que usted le da a la tecnología está causando problemas en su relación? Si es así, ¿cuáles son?
  • ¿Hay alguna razón por la que usted siempre tenga que estar disponible para recibir y contestar mensajes? Si es así, ¿qué puede hacer para que esta situación no perjudique a su matrimonio?
  • Después de analizar el uso que usted y su cónyuge le dan a la tecnología, ¿creen que deberían hacer algún cambio?

Repaso: Cómo mantener la tecnología bajo control

Establezcan sus prioridades. No se olviden de lo más importante: su matrimonio.

Pongan límites. En vez de responder automáticamente todos los mensajes que les llegan, ¿podrían apartar un momento durante el día para atenderlos?

Si pueden, dejen el trabajo en el trabajo. Aunque puedan estar disponibles todo el tiempo, ¿es realmente necesario que lo estén?

Pónganse de acuerdo en cómo usarán la tecnología. ¿Cómo influye en su relación el uso que le dan a la tecnología? ¿Creen que deberían hacer algún cambio?