CÓMO SER MAS PACIENTE.JW.ORG

Cómo ser más pacientes | Ayuda para las familias

¿Le gustaría leer este artículo en %%?SíNoLEER ENafrikáansalbanésalemánamáricoarmenioazeríbirmanocataláncebuanochecochichewachitongacingaléscriollo de las Seychellescroatadanéseslovacoeslovenoespañolestoniofinlandésfiyianofonfrancésgagalésgeorgianogriegohebreo hiligaynonholandéshúngaroibanilocanoindonesioinglésitalianojaponéskilubakirguísmalayálamnepalésnoruegopersapolacoportugués de Brasilrumanoserbio (alfabeto cirílico)serbio (alfabeto latino)shonasuajilisuecosundanéstagalotártaroucranianoyorubaárabe

Un esposo está impaciente mientras espera a su esposa, que está comprando zapatos

AYUDA PARA LAS FAMILIAS | MATRIMONIOS

Cómo ser más pacientes

Cómo ser más pacientes

“La paciencia de un hombre y de una mujer casados se pone a prueba todos los días. Para un soltero, puede que la paciencia no parezca tan importante, pero es superimportante para el éxito de un matrimonio” (John).

 ¿Por qué tiene que ser paciente?

  • En el matrimonio es muy fácil ver los defectos del otro.“Cuando ha pasado la novedad del matrimonio, es más fácil fijarse en lo que menos te gusta de tu cónyuge. Cuando aparece esta actitud negativa, es más fácil perder la paciencia” (Jessena).
  • La impaciencia puede hacer que hables antes de pensar.“Digo lo que siento inmediatamente, casi sin pensarlo. Si fuera más paciente, podría pensar mejor las cosas, dejar pasar el asunto y no decir nada” (Carmen).La Biblia dice: “El amor es paciente y bondadoso” (1 Corintios 13:4). Lo lógico sería que dos personas que se quieren se tuvieran paciencia. Pero no siempre es así. John, que ya hizo un comentario antes, dice: “Como cualquier cualidad, la paciencia disminuye más rápido de lo que aumenta. Para ser cada vez más paciente hay que esforzarse”.

 ¿Qué puede hacer para ser más paciente?

  • Cuando pasa algo inesperado.Ejemplo: Su cónyuge le dice algo que le duele, y a usted le gustaría pagarle con la misma moneda.Texto bíblico clave: “No te enojes fácilmente, porque enojarse es propio de tontos” (Eclesiastés 7:9, nota).Qué puede hacer: Deténgase. Antes de responder, intente pensar que su cónyuge en realidad no quiso hacerle daño. “La mayoría de nosotros reaccionamos por lo que creemos que dijo y no por lo que realmente dijo nuestro cónyuge”, afirma el libro Fighting for Your Marriage (Luche por salvar su matrimonio). Por otro lado, si su cónyuge lo hubiera hecho con mala intención, sea paciente y no se vengue; así no añadirá más tensión a la situación. La Biblia dice: “Donde no hay leña, se apaga el fuego” (Proverbios 26:20).“Si empiezas a ver a tu esposa como un enemigo, detente y piensa en por qué la amas, y rápidamente trata de hacer algo bonito por ella” (Ethan).Piense en esto:
    • ¿Cómo reacciona cuando su cónyuge dice o hace algo que le molesta?
    • ¿Cómo puede ser más paciente la próxima vez que ocurra lo mismo?
  • Cuando surge el mismo problema vez tras vez.Ejemplo: Su cónyuge siempre se retrasa, y usted acaba esperando y echando humo.Texto bíblico clave: “Sigan soportándose unos a otros y perdonándose con generosidad” (Colosenses 3:13).Qué puede hacer: Preocúpese más por su matrimonio que por sus necesidades personales. Pregúntese: “Si le doy demasiada importancia a este asunto, ¿se perjudicará mi matrimonio?”. Además, recuerde que la Biblia dice que “todos tropezamos muchas veces” (Santiago 3:2). Esto quiere decir que usted también tiene cosas que mejorar.“A veces soy más paciente con mis amigos que con mi esposo. Creo que, como paso más tiempo con él, veo sus defectos. La paciencia es una característica del amor; en realidad, es una muestra de respeto. Por eso es vital en el matrimonio” (Nia).Piense en esto:
    • ¿Es usted paciente cuando su cónyuge se equivoca?
    • ¿Qué puede hacer para ser más paciente en el futuro?

 La paciencia es fundamental

Jessena con su esposo, Hayden

“La paciencia es fundamental para tener éxito en el matrimonio. Entre dos personas imperfectas habrá problemas. Hasta los gestos nos pueden llegar a molestar. Si no tenemos paciencia, estos problemas acaban actuando como las termitas: devoran la estructura del matrimonio” (Jessena con su esposo, Hayden).