EL AUTOCONTROL.JW.ORG

El autocontrol

¿QUÉ ES?

Es la cualidad que, entre otras cosas, nos ayuda a:

  • saber esperar para satisfacer nuestros deseos

  • dominar nuestros impulsos

  • terminar las tareas que no nos gustan

  • pensar primero en los demás

¿POR QUÉ ES IMPORTANTE?

Los niños que tienen autocontrol pueden resistir una tentación por muy atractiva que les parezca. En cambio, los niños que no tienen autocontrol son más propensos a:

  • ser agresivos

  • sufrir depresión

  • fumar, consumir drogas o abusar del alcohol

  • tener malos hábitos alimenticios

Un estudio reveló que, por lo general, los niños con autocontrol tienen menos problemas económicos, legales o de salud cuando son adultos. Ese estudio hizo que Angela Duckworth, profesora de la Universidad de Pensilvania, llegara a la siguiente conclusión: “Nunca se tiene suficiente autocontrol”.

¿CÓMO ENSEÑARLES A TENER AUTOCONTROL?

Aprenda a decir no sin dar marcha atrás

PRINCIPIO BÍBLICO: “Signifique su palabra Sí, Sí, su No, No” (Mateo 5:37).

A veces, los niños pequeños ponen a prueba la determinación de los padres con un berrinche, quizás incluso delante de otras personas. Si los padres ceden, el niño aprende que los berrinches pueden convertir un no en un sí.

Por otro lado, si los padres dicen no y lo mantienen, el niño aprende una lección fundamental: en la vida no siempre se consigue lo que se quiere. El doctor David Walsh escribió: “Irónicamente, las personas que aprenden esta lección parecen sentirse más llenas”. También señaló que no les hacemos ningún favor “a nuestros hijos si les enseñamos que el mundo siempre les va a ofrecer en bandeja lo que ellos deseen”. *

Decir no a su hijo ahora hará que, en el futuro, a él le sea más fácil decir no a las drogas, a las relaciones sexuales antes del matrimonio y a otras cosas perjudiciales.

 Enséñeles que todo tiene consecuencias buenas o malas

PRINCIPIO BÍBLICO: “Cualquier cosa que el hombre esté sembrando, esto también segará” (Gálatas 6:7).

Su hijo tiene que aprender que las acciones tienen consecuencias y que, por lo tanto, si no sabe controlarse, le irá mal. Por ejemplo, si su hijo explota cada vez que algo lo molesta, tendrá pocos amigos. Por el contrario, si aprende a controlar su genio o a escuchar con paciencia sin interrumpir, los demás querrán estar con él. Ayude a su hijo a ver que es más probable que le vaya bien en la vida si aprende a tener autocontrol.

Ayúdelos a saber qué es lo más importante

PRINCIPIO BÍBLICO: Asegúrense “de las cosas más importantes” (Filipenses 1:10).

Tener autocontrol no significa solo retenerse de hacer cosas malas, también significa cumplir con las obligaciones, aunque no parezcan ni emocionantes ni divertidas. Es esencial que su hijo aprenda a establecer prioridades, así que asegúrese de que siempre haga primero lo más importante. Por ejemplo, terminar las tareas escolares antes de jugar.

Dé un buen ejemplo

PRINCIPIO BÍBLICO: “Yo les he puesto el modelo, que, así como yo hice con ustedes, ustedes también deben hacerlo” (Juan 13:15).

Los niños observan cómo reaccionan sus padres ante situaciones desagradables, así que demuestre con su ejemplo que el autodominio es lo que produce mejores resultados. Pregúntese: “¿Qué hago cuando mi hijo pone a prueba mi paciencia? ¿Me irrito con facilidad, o mantengo la calma?”.

^ párr. 20 Del libro Saber decir no a los hijos: por qué los niños necesitan oírlo y cómo sus padres pueden decirlo.

A %d blogueros les gusta esto: